Buscar

Seamos Letras

Revista Digital de Literatura

Sputnik, mi amor. Haruki Murakami.

Confieso que la primera vez que leí a Haruki Murakami me dejó con ansias por leer otro de sus libros, y es que no puedes leer uno de sus libros sin Googlear las referencias de canciones que hace en sus libros.

Voy a iniciar con uno de los libros que más me gustó:

Sputnik, mi amor. 

9783832161002-es-300

Una historia de amor, el deseo de una chica por una mujer mayor que ella, el rechazo y los sin sabores que éste lleva cuando se vive por primera vez.

Sumire es una chica de 22 años  que soñaba con ser novelista, su amor y fascinación por la Beat Generation y Jack Kerouak, la hacen concentrarse en buscar su futuro como escritora, ella, sin interés por ningún hombre, le hace rechazar a su amigo (el narrador “K”), un chico que se dedica a dar clases y es famoso entre las madres de sus alumnos quienes tienen encuentros sexuales con el joven maestro. 

Para Sumire el deseo era aún desconocido, hasta que se encontró con Myu, una mujer madura, que en su pasado fue una pianista internacional y por un vuelco de la vida ahora se dedica a ser empresaria. 

Sumire da un giro a su vida por completo solo para estar al lado de Myu que es 17 años mayor que ella y de la cual se enamora profundamente y quien de vez en cuando le da pequeñas muestras de cariño. Ambas viajaran juntas al Egeo, donde compartirán un encuentro del cual Myu no puede resistirse, pero al recordar aquel tormentoso pasado le hace desistir por completo en sus sentimientos y rechazar de poco a Sumire, quien de un día a otro, desaparece de la vida de Myu al no poder controlar sus sentimientos hacia Myu y el rechazo que le duele hasta lo profundo de su alma.

Una historia que probablemente te arrancará sonrisas, lágrimas, y te recordará alguna que otra persona que te haya hecho sentir como Sumire.

 

Anuncios

Svetlana Alexievich y su vida rodeada de conmovedoras historias.

Svetlana AlexievichSvetlana Alexievich

Nacida el 31 de mayo de 1948 en el oeste de Ucrania, en una familia de profesores, estudió periodismo en Minsk desde 1967. Trabajó en el periódico local Narowla, y desde muy joven escribió poesía y artículos para la prensa escolar y lo más importante es que comenzó a recoger en una grabadora los relatos de mujeres que combatieron durante la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, Alexievich sigue utilizando el mismo método para escribir sus novelas documentales: entrevista durante años a gente que vivió experiencias conmovedoras

Alexievich  se mueve en el terreno del drama, explora las más terribles y desoladas vivencias y se asoma una y otra vez a la muerte. En 1989 publicó Tsinkovye Málchiki (Los chicos de cinc) sobre la experiencia de la guerra en Afganistán. Para escribirlo recorrió el país entrevistando a madres de soldados que perecieron en la contienda. En 1993, publicó Zacharovannye Smertiu (Cautivados por la muerte) sobre los suicidios de quienes no habían podido sobrevivir al fin de la idea socialista. En 1997, le tocó el turno a la catástrofe de la central nuclear de Chernobil en Voces de Chernobil, publicado en castellano en 2006 por Editorial Siglo XXI, que reeditó el año pasado Penguin Random House. El año pasado lanzó El tiempo de segunda mano. El final del hombre rojo, publicado en alemán y en ruso.

En sus libros Alexievich navega entre el lenguaje periodístico y la prosa, jugando con los testimonios individuales. Así se acerca a la parte humana de la historia, a la sustancia vital que contienen todos los acontecimientos que narra. Este estilo lo usó por primera vez en su libro La guerra no tiene rostro de mujer, de 1983. Ahí, con más de 200 entrevistas a mujeres, cuenta cómo muchas de ellas que soñaban con ser novias se convirtieron en soldados, empuñando fusiles para participar después en la Segunda Guerra Mundial.

2a8ed4c3e495cb99df2be698af4ef9ce‘Voces de Chernobil’ (1997). Retoma los testimonios de quienes vivieron la peor catástrofe nuclear de la historia, ocurrida en 1986. El libro se editó en español en el 2006 y tuvo una reedición el año pasado

Otros de los libros más reconocidos de la escritora son:

 ‘La guerra no tiene rostro de mujer’ (1983).Fue su primer libro. Le costó una sanción por parte de las autoridades soviéticas, que impidieron su publicación. Dos años después tuvo una adaptación teatral, que se presentó en Moscú.

‘El hombre rojo. La voz de la utopía’ (1985). Fue la primera publicación de un ciclo sobre el costo que debió pagar la URSS para ganarle a la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Fue traducido a 20 idiomas.

‘El tiempo de segunda mano. El final del hombre rojo’ (2013). Publicado en alemán y en ruso. Analiza las consecuencias que trajo la caída del sistema comunista en Rusia.

Literatura alternativa. Alt Lit

alt lit

La tendencia, conocida como Alt Lit, o ‘literatura alternativa’ en español, empezó tímidamente unos seis años atrás con aquellos aficionados a la literatura que empezaron a escribir en blogs o en línea, historias muy enfocadas a situaciones que enfrentan los jóvenes a diario en un mundo posmoderno, como conseguir dinero y éxito temprano, consumo de drogas sintéticas y sexo desenfrenado, entre otros.

Todas estas historias desarrolladas con recursos narrativos simples y muchas veces en tonos autobiográficos, que parecen calar en su principal público, las personas que viven pegadas a las redes sociales o que son muy influenciadas por estas, empezaron también a migrar rápidamente a las editoriales, que vieron en el fenómeno –hace menos de tres años– una oportunidad única para vender y atrapar nuevos lectores que siguen e interactúan a diario con los autores en el mundo digital.

featureclick_med Tao Lin

En Estados Unidos, dos de esos nuevos escritores nacidos de las entrañas de la literatura digital y que lograron que sus obras llegaran a las librerías son Ben Brooks y Tao Lin Este último logró, pese a tener más críticas en contra que a favor, que su sexto libro (el primero lo publicó en 2006), titulado Taipéi, fuera uno de los más vendidos en 2013 en ese país. Fue tal el éxito que la historia ha sido traducida ya a varios idiomas, entre estos italiano, alemán, francés y español.

Taipei-ultimo-TAO-LIN_EDIIMA20140115_0005_13

Con tan solo 31 años, Tao Lin, un estadounidense hijo de padres chinos, ha publicado ya tres novelas, una colección de relatos cortos y dos libros de poesía. Todas sus obras tuvieron como cuna a la web, en especial a las redes sociales, donde es un activo autor que interactúa a diario con sus más de 30.000 seguidores en Facebook y Twitter. Allí, autopromociona sus novelas y se inspira para hacer sus relatos.

Su último libro, Taipéi, fue uno de los más leídos en Estados Unidos el año pasado, al punto de que la crítica literaria de ese país lo apodó el ‘Kafka’ de la generación del Facebook.

El libro es considerado una novela autobiográfica en la que relata el viaje de Paul, un joven de 25 años residente en Nueva York y que vive obsesionado por editar permanentemente su perfil de Facebook.

“Todos pueden ser escritores, basta con hilar palabras en una frase”, ha repetido Lin en varias entrevistas.

Poema de Tao Lin

“entre mis emociones favoritas están ‘calma breve
en un clima agradable’ y ‘soy la única persona con vida’ 
sin consuelo constante me siento horriblemente solo y demente
he sobrepasado la carencia de sentido, he ido mucho más lejos 
hacia algo positivo, alentador y potencialmente superventas
he canalizado la mayor parte de mi odio hacia la creación y el continuo ‘rostro enfurecido’
he cogido una taza mediana de café
y la he empleado al modo tradicional
porque soy convencional en todas las situaciones, ahora vengo”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑